EL TELEFÉRICO DE KUÉLAP: UN HITO PARA EL TURISMO EN EL PERÚ

Importación de las primeras telecabinas, un desafío nuevo y de excepcional resultado

Sector: Turismo

El impulso del turismo en el Perú, más que una fuente económica-productiva, es un deber con el mundo y con la historia: la humanidad tiene que conocer, sobre todo, la maravillosa cultura prehispánica y preínca, alabada por historiadores de generación en generación.

El monumental sitio arqueológico de Kuélap (ubicado a 3 mil metros sobre el nivel del mar) fue construido por la Cultura Chachapoyas aproximadamente en el año 800 d.C., en el actual departamento de Amazonas. Ocupa un espacio de seis hectáreas en las que se erigen 420 edificios circulares decorados con frisos en forma de rombos y zigzags.
Fortaleza o refugio o santuario, Kuélap está lleno de misticismo y estructuras imponentes, pero su acceso, para contemplarlo y recorrerlo el tiempo necesario era muy dificultoso, la alternativa de trekking/carretera afirmada no era para todo tipo de turista, además del tiempo que tomaba llegar; no había la suficiente seguridad en el camino de 37 km de distancia del pueblo de Nuevo Tingo dadas las condiciones de aventura.

Empresa/Organización que necesita el servicio: Consorcio Telecabinas Kuélap

Es en este contexto que aparece el Consorcio Telecabinas Kuélap, conformado por la empresa constructora peruana Ingenieros Civiles y Contratistas Generales S.A. (ICCGSA), y la empresa francesa POMA, líder mundial especializado en el transporte por cable, con más de 80 años de experiencia, una asociación público-privada que pretendía hacer algo sin precedentes.

Problema/Solución planteada:

La solución no fue solo la de cubrir una necesidad, sino la de agregar atractivo a la visita, maximizar las opciones sumando un componente insólito y no usado antes en el Perú: un sistema de telecabinas que no solo reduciría el tiempo para acceder a Kuélap, de 3 horas a solo 20 minutos, sino que agregaría vistas panorámicas únicas.

Las telecabinas y sus componentes conformaban una carga especial, nunca antes traídos al Perú y que se encontraba en la fábrica de POMA, en Lyon, Francia.

Desafío asumido:

El consorcio, luego de obtener la buena pro, confió en la empresa UCL Global como operador logístico integral para realizar el transporte del primer teleférico al Perú, y llevarlo a la Fortaleza de Kuélap.

Plan (estrategia y táctica): descripción de la implementación

En primer lugar, el flete internacional debía llegar de Francia a Paita (Piura), para lo cual se organizó la importación de 100 contenedores y 2 poleas gigantes. A través de un operador francés, se gestionaron los trámites en origen y se aseguró la carga. Incluso, para optimizar el trabajo, UCL Global envió delegados a la fábrica de POMA para explicar personalmente la forma en la que se haría la importación: el tiempo sería de seis meses.

Los siguientes pasos involucraron el desarrollo de la gestión y el despacho de aduanas en origen y en Paita, un seguro de transporte internacional, y el transporte final propiamente dicho desde el puerto peruano hasta Kuélap, en la región Amazonas.

Resultado de la implementación

Las telecabinas llegaron a Kuélap y se instalaron según lo esperado, convirtiéndose así en un agregado al sitio turístico ya establecido por la riqueza de lo que un día fue la Cultura Chachapoyas. El transporte por cable, seguro, cómodo, rápido y moderno, pasó a significar una razón más por la cual viajar a la región fronteriza ubicada entre Cajamarca y Loreto, y cubierta, en su mayoría, por la Amazonía.

Hoy la región Amazonas vive un desarrollo turístico, social y económico, que se ve favorecido por la presencia del Teleférico Kuélap.








TELECABINAS KUÉLAP